Las actividades recreativas como herramienta para mejorar la salud

A lo largo de la historia, el uso del tiempo libre ha estado muy estigmatizado por la sociedad. No fue hasta el siglo XX, que el ocio comenzó a ser reconocido como uno de los elementos esenciales para la salud mental y física. Los beneficios personales de las actividades recreativas se perciben a nivel físico, sociopsicológico, cognitivo y espiritual, mientras que, en la sociedad, los beneficios se obtienen para la familia, los diversos grupos sociales, económicos y ambientales (Salazar-Salas, 2007).