Equilibrium CenDE

Editorial: Con los refugiados

Créditos de foto: OIM / Muse Mohammed

Comparte este contenido:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Desde Equilibrium CenDE nos unimos a la conmemoración del Día Mundial de los Refugiados, para destacar el valor y la resiliencia de aquellas miles de personas que se han visto forzadas a salir de sus países por guerras, crisis humanitarias y persecuciones.

Este año, frente a la pandemia del COVID-19, los refugiados de alrededor del mundo se encuentran en una situación de vulnerabilidad aún más crítica. Pero, pese a ello, muchos están desempeñándose como trabajadores esenciales en sus países de acogida, enfrentándose, en primera línea, al nuevo virus. Son los héroes cotidianos, como lo ha establecido la Organización de las Naciones Unidas.

En la región de América Latina y el Caribe, la mayor cantidad de refugiados proviene de Venezuela. Más de cinco millones de venezolanas y venezolanos han huído de su país en los últimos años. Unos por avión, otros en buses, muchos otros caminando. Una salida forzada por una crisis económica, social y humanitaria sin precedentes. A nivel mundial, solo el flujo migratorio como producto de la guerra en Siria es mayor.

A lo largo del 2019 y del 2020, nuestro rol como centro de investigación ha sido estudiar el complejo fenómeno migratorio venezolano en la región así como articular esfuerzos académicos similares para poder incidir en políticas públicas inclusivas para todas y todos. Hemos mantenido la independencia en todo sentido, y la seguiremos manteniendo.

Sin embargo, esto no quiere decir que, frente a la crisis humanitaria en Venezuela y a los cientos de miles de refugiados, nos vamos a mantener en silencio. Hoy es precisamente el momento para tomar una postura. Estamos con los refugiados, y sostenemos que la crisis migratoria en Venezuela requiere de una pronta respuesta articulada a nivel regional.

En este sentido, hacemos eco de la necesidad de reconocer a los desplazados como refugiados bajo lo establecido en el Acuerdo de Cartagena, en línea con la violación sistemática de derechos humanos en Venezuela. Hoy, los refugiados venezolanos se encuentran a la deriva.

Hoy, más que nunca, millones de personas desplazadas alrededor del mundo requieren de apoyo en forma de asistencia humanitaria, mecanismos de integración socioeconómica y políticas públicas inclusivas que garanticen su protección.

Esta pandemia ha expuesto las vulnerabilidades que enfrentan los migrantes y refugiados. Esperamos que la respuesta de gobiernos, organizaciones internacionales y sociedad civil esté al nivel del desafío que se enfrenta.