Equilibrium CenDE

La migración venezolana hacia las islas del Caribe: Entre la clandestinidad y la precariedad laboral en Trinidad y Tobago

Ante la profunda y prolongada crisis económica, política, humanitaria y social en Venezuela, los países de la subregión del Caribe (Aruba, Curazao, República Dominicana, Guyana y Trinidad y Tobago 1 ) siguen siendo testigos de la llegada de migrantes y refugiados procedentes de este país, a pesar de los requisitos de visa y las restricciones a la movilidad vigentes debido a la pandemia COVID-19. Se estima que en la región residen cerca de 195 979 migrantes y refugiados venezolanos 2 . La proyección según la Plataforma de Coordinación para Refugiados y Migrantes de Venezuela (R4V) entre la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) y la Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR) es que, para finales de 2021, la región acogerá a cerca de 224 mil personas desplazadas desde Venezuela (R4V, 2020). Trinidad y Tobago, país de tránsito, origen y de destino de migrantes, se ha convertido en uno de los países con mayor atención mediática por la ola de deportaciones de migrantes venezolanos en los últimos tres años. Según las cifras oficiales del Gobierno trinitense, se estima que alrededor de 24 169 venezolanos residen en dicho país caracterizado por una combinación de colectivos de migrantes y refugiados regionales y extrarregionales. Sin embargo, varios organismos internacionales y organizaciones locales que brindan asistencia a refugiados y migrantes estiman que hay entre 40 mil y 50 mil venezolanos residiendo en la isla.

Comparte este contenido:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Autores:

Marta Castro

Marta Castro

Coordinadora Investigación - Equilibrium CenDE